¿Por qué es importante el saludo? por Sinichi Tohei Sensei

Hace unas semanas vi a un niño vestido con un dogi. Cuando otros adultos, vestidos también con dogi, le dijeron “¡Hola!”, les echó un vistazo y huyó sin devolverles el saludo. Como consecuencia, los adultos compartieron una risa amarga.

Podríamos decir que ese niño era demasiado tímido, o que tenía prisa. Pero no me gustaría decir que está aprendiendo un arte marcial si no puede saludar a los demás. En honor a la verdad, esta situación ocurrió en uno de nuestros Dojos.

Justo después hablé con el Instructor Jefe del Dojo y descubrí que el muchacho había empezado a entrenar Aikido recientemente y que no se le había enseñado a saludar a los otros. El instructor se disculpó.

El saludo es la base de la relación humana. En japonés, llamamos al saludo, “Aisatsu”. Esta palabra proviene de las enseñanzas Zen.

Un saludo basado en el “Ki” significa reconocer la presencia del otro. La razón por la que nos sentimos tristes o molestos cuando no nos saludan, es porque significa básicamente lo mismo que “ignorar nuestra presencia”. Un saludo puede conectar el Ki. Por otro lado, no saludar puede desconectar el Ki.

En Japón, en algunas ciudades, los padres enseñan a los niños a no saludar a extraños. Aunque en el mundo de hoy esto podría parecer razonable, no saludar a un extraño puede causar aún más problemas. Al mostrar “Yo reconozco tu presencia”, se puede prevenir un acto peligroso contra ti. Creo que el saludo debe definirse de manera distinta. En lugar de “No hables con un extraño”, podríamos decir “No acompañes a un extraño”.

Si está aprendiendo Ki Aikido, comencemos por aprender a saludar a otros en la vida cotidiana. Si no puede saludar a los demás libremente, su entrenamiento en el Dojo se convierte en nada. Me gustaría compartir la importancia de saludar a nuestros miembros en el mundo.

Por cierto, “saludo” y “respuesta” no son lo mismo. Decir “Hola” es saludo, y contestar “Hola” es una respuesta.

Saludar es su acción voluntaria de reconocer la presencia de los otros, y contestar es solamente una respuesta. Muchas personas no entienden que una respuesta no es lo mismo que un saludo.

A algunas personas les resulta difícil saludar a los demás. Por ejemplo, cuando cometes un error en tu trabajo y te sientes mal, el Ki no fluye y es difícil extender Ki desde el corazón. En este estado te vuelves estrecho de mente y esperas a que otros te saluden. Esto detiene el flujo de Ki y puede dar lugar a un círculo vicioso.

Si saludar es algo especial y te requiere un gran esfuerzo, no podrás hacerlo todo el tiempo. En su lugar, conviértelo en un asunto ordinario sobre una base rutinaria. Esto te ayudará a saludar a los demás con naturalidad en cualquier momento.

Cuando enseño a los instructores jóvenes, a veces tengo que regañarlos severamente. Algunos de ellos no son capaces de saludarme cuando me vuelven a ver. A su vez, otros son capaces de saludarme con más frecuencia después de haber sido regañados.

Si consideramos este hecho basándonos en los Principios de Ki, es fácil adivinar cuál de estos instructores crece más.

Saludar es una de las prácticas más poderosas para extender “Ki” mucho más fuertemente.

Traducción del blog de Shinichi Tohei Sensei 16 de julio de 2017.